Categorías

Contacte con nosotros

CL Fernando III El Santo 26 28982 Parla - Madrid

Teléfono:916 998 136 916 995 087 686 224 602

Contacte con nosotros

Productos alimentación infantil | Papillas para bebés

Alimentación Infantil

Las necesidades nutricionales y energéticas del bebé irán exigiendo poco a poco algo más que leche. Si estás dando el pecho a tu bebé, hasta el sexto mes puede ser su único alimento, disminuyendo el riesgo de alergias. En algún momento entre el quinto y el séptimo mes llega el momento de darle su primer alimento sólido: las papillas de cereales sin gluten, introduciendo poco a poco la cuchara. Los purés de verduras de texturas finas serán el siguiente alimento que incorporemos a la dieta. Se puede empezar con unas cucharaditas de puré de verdura (de zanahorias y patatas), antes de darle al bebé la leche acostumbrada. No te enfades si lo escupe y empieza a llorar. El puré de zanahoria tiene una textura y un gusto diferentes a la leche . A muchos bebés les encanta esta nueva experiencia, pero a otros no. Espera a mañana e inténtalo de nuevo.Una vez que el bebé se acostumbre a esta nueva forma de alimentación, puedes empezar a reemplazar las tomas de leche. Por la mañana y por la noche,su papilla de cereales sin gluten; el puré de verduras complementado con leche hasta que coma más cantidad; y por la tarde, siempre dejando periodos de adaptación, le ofreceremos la fruta de una en una, para detectar cualquier posible alergia, según nos indique el pediatra. Ten paciencia, todo sabe distinto, y hasta su estómago e intestino se tienen que acostumbrar a las nuevas digestiones ,Muchos bebés padecen estreñimiento producidos por los cambios de alimentación; se irán regulando naturalmente. No os preocupéis si escupen la papilla de fruta; otro día la comerán mejor. Los purés de verduras tendrán sabores caseros y más variados si los cocinas tú: con los ingredientes que te vaya indicando el pediatra. Ofrece al bebé agua ,infusiones y zumo de frutas sin azúcar (el zumo de naranja natural es una fuente de vitaminas y defensas). Los hábitos alimentarios que vaya adquiriendo, una dieta variada y un estilo de vida saludable, serán imprescindibles para el buen funcionamiento de sus defensas. Ayúdale a crecer sano.

Subcategorías

  • Leches Inicio

    En un bebé recién nacido, la mayoría de órganos y tejidos todavía están desarrollándose. Desde el cerebro, al sistema nervioso central, el inmunitario y sus defensas, la función visual, la mineralización de huesos y dientes… Por ello, y en caso que la lactancia materna no sea posible, es imprescindible encontrar la leche infantil que aporte los nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo de estas estructuras y tejidos. ¡Consulta a tu pediatra!

  • Papillas Líquidas

    Las papillas de cereales con leche listas para tomar, gracias a su cómoda y práctica presentación, son ideales para llevar en los desplazamientos del bebé fuera del hogar.

  • Zumos

    Son frecuentes los problemas de estreñimiento en el bebé, incluso alimentado con pecho; puedes utilizar preparados tipo infusión a base de frutas que favorecen el tránsito intestinal. Dilúyelos en pequeñas cantidades: ayudarás a hidratar a tu bebé y sus heces serán más suaves y más fáciles de eliminar.Darle masajes en el abdomen y baños templados pueden ayudarle a regular el tránsito intestinal y a facilitar las evacuaciones, además de relajarle. Siguiendo las instrucciones del pediatra, ofrécele cucharadas de zumo (el zumo de naranja natural es una fuente de vitaminas y defensas).

  • Galletas

    Fuente importante de hierro, vitaminas y calcio, las galletitas sin gluten Almirón están elaboradas con maíz, cereal muy nutritivo que por su naturaleza no contiene gluten. Contienen hidratos de carbono complejos que ayudan a aportar energía y son ideales para la introducción de los cereales en la dieta del bebé.Las galletitas 6 cereales Almirón están elaboradas con una mezcla de cereales con hidratos de carbono de absorción lenta y de fácil asimilación, y aportan a tu bebé un gran número de vitaminas y minerales. Además, son el complemento nutritivo ideal en el inicio de la alimentación complementaria a partir del 6º mes.

  • Potitos

    El pediatra te indicará cuándo comenzar con la introducción de las verduras y las hortalizas, aunque lo habitual es empezar con los purés que contienen patata con zanahoria, y continuar con el calabacín, la cebolla y la judía verde a partir de los 6 meses. Puedes añadir en forma de puré con un chorrito de aceite de oliva, pero mejor sin sal. Las verduras suelen ser el primer alimento "salado" de la dieta de los bebés, por lo que en ocasiones cuesta que se acostumbren a ellas y acepten su sabor. Lo único que podemos recomendarte es tener mucha paciencia y constancia. En ocasiones es necesario ofrecer los purés de verdura de forma repetida y en diferentes combinaciones hasta que el bebé los acepta. Un truco para favorecer que los bebés acepten más fácilmente tanto los purés de verdura como los de frutas es empezar diluyendo 2 ó 3 cucharadas de estos mismos purés en la leche infantil preparada en el biberón. La leche es un alimento que ya conocen y que les resulta familiar, por lo que puedes utilizarlo como vía de introducción de los nuevos alimentos. Otra opción es darle el puré con una cuchara de silicona, ya que su textura es más parecida a la de las tetinas del biberón y al pecho, por lo que resulta más cálida y agradable para el bebé, para luego seguir con el biberón, ya que al principio comerá poco. También es momento de empezar a darle un poco de agua, especialmente en épocas de calor.

  • Cereales con Gluten

    Cereales con gluten. Llega el trigo, la cebada, el centeno, mijo, sorgo y avena, combinados con fruta, frutos secos o miel. Empieza substituyendo progresivamente una cucharada de los cereales sin gluten por una con gluten hasta hacer toda la papilla con gluten. Otra opción añadir 2-3 galletas tipo María, pero sin huevo ni ingredientes que todavía no hayas incluido en su dieta. También puedes combinarlos con yogur… ¡y crear nuevas recetas que sin duda le encantarán a tu hijo!

  • Cereales sin Gluten

    Las papillas de cereales son en muchos casos los primeros alimentos que se introducen en la dieta del bebé. Al principio, se añaden a la leche para lactantes o de continuación, para tomar en biberón. Se recomienda empezar añadiendo una o dos cucharadas en una de las tomas de leche, e ir incrementando progresivamente la cantidad, añadiendo dos, tres cucharadas, etc, hasta que llega un momento que la textura de los cereales es tan densa que en lugar de darlos con la leche en el biberón se prepararan en plato, y se ofrecen al bebé con cuchara. En esta primera etapa se utiliza las papillas de cereales sin gluten, elaboradas con maíz y arroz, y que pueden incluir algún otro ingrediente en su composición, como la fruta. Las papillas con gluten, que incorporan cereales como el trigo, la cebada, la avena y el centeno, se introducirán más tarde en la alimentación del bebé, en general a partir de los 6-7 meses, cuando el pediatra lo considere oportuno.

  • Leches Especiales

    Leches especiales con modificaciones en su composición que las hacen adecuadas para la alimentación de lactantes y niños de corta edad con problemas o limitaciones en los procesos de absorción, digestión, o metabolismo de algún nutriente, como es el caso de alergias o intolerancias. De algunas de ellas existen dos preparados, fórmula para lactantes 1 y de continuación (2), para bebés de más de 6 meses que toman alimentación complementaria.

  • Leches Continuación

    El inicio de la alimentación complementaria marca la transición a las leches de continuación, también conocidas como leches 2, que siguen las mismas pautas en su composición de la leche de inicio, pero se adaptan a las especiales necesidades de los lactantes en su segundo semestre de vida, como son unos mayores requerimientos de proteínas y hierro. Este tipo de leches debe utilizarse como parte de una dieta diversificada y no debe emplearse como sustituto de la leche materna durante los primeros 6 meses de vida. Su aporte de nutrientes ayuda a cubrir los requerimientos nutricionales de los lactantes de más de 6 meses para conseguir una alimentación equilibrada.

  • Infusiones

    El cólico del lactante afecta a 1 de 4 bebés durante los primeros meses y suele aparecer en los primeros 15 días de vida. Se produce por la inmadurez del sistema digestivo del bebé, cuya capacidad para digerir y absorber los alimentos es limitada, y en ocasiones se acompaña de regurgitaciones y/o estreñimiento, que provocan un exceso de gases que no puede eliminar. Generalmente, suele desaparecer a los 3-4 meses de vida, conforme el sistema digestivo del lactante va madurando progresivamente. Los síntomas son irritabilidad, agitación, llanto inconsolable y dolor abdominal que se manifiestan de forma más frecuente por la tarde o la noche. Pueden llegar a ser episodios de más de 3 horas de llanto, un mínimo de 3 días a la semana, durante al menos 3 semanas. Intenta mantener la calma y Nuestro consejo es estimular la relajación del bebé. Los baños con agua tibia o caliente pueden ser beneficiosos, así como cantar una nana, mecerlo en la cuna... También resultan de utilidad los masajes infantiles y mantener al bebé boca abajo apoyado en la palma de tu mano para favorecer que expulse los gases acumulados.Consulta con tu pediatra sobre la posibilidad de utilizar alguna de las infusiones infantiles que favorecen el proceso digestivo,

  • Leches Crecimiento

    Las fórmulas de crecimiento, también conocidas como júnior o leches 3, son ideales para la alimentación de niños de 1 a 3 años durante la transición de las leches de continuación a la leche de vaca, cuyo nivel de sales y proteínas es demasiado alto para un sistema digestivo y renal que todavía no han madurado del todo. Las leches 3 son fórmulas de transición entre las leches de continuación y la leche de vaca, y están más adaptadas que esta última a las necesidades nutricionales del niño del corta edad ya que presentan un bajo contenido en grasa saturada y una concentración de proteínas inferior a la leche de vaca, además de estar enriquecidas con vitaminas y minerales como el hierro. Algunas de ellas, además, contienen nutrientes como fructooligosacáridos, lactobacilos y bifidobacterias, que favorecen una flora intestinal saludable y ayudan a madurar el sistema digestivo y las defensas.

  • Accesorios

    La hora de la comida o la merienda se convierte en una experiencia agradable y divertida. Con una estética adaptada a manitas pequeñas y ligero peso, aprender a comer solito ahora es ¡más fácil que nunca!